Diferencias entre aerolíneas tradicionales y aerolíneas low cost

La tendencia de las aerolíneas low cost es cada vez más popular en América Latina gracias a compañías como Jetsmart o Flybondi. Tradicionalmente, en nuestro país se hacían viajes con Aerolíneas Argentinas, siendo las low cost más conocidas especialmente en Estados Unidos y Europa.

Básicamente, una aerolínea low cost funciona de forma muy parecida a una convencional, salvo que elimina todos los servicios que no son “necesarios” (por decirlo de algún modo) y cobran únicamente por llevarte de un lugar a otro. De esta forma y como es de esperar, se paga mucho menos en una aerolínea de este estilo, pero también tenés menos comodidades.

En las próximas líneas podrás apreciar muchos más detalles con respecto a las principales diferencias entre las aerolíneas tradicionales y las aerolíneas low cost. Estas pueden serte de gran ayuda al momento de decidir si deseas contratar los servicios de una o la otra.

 

Principales diferencias entre aerolíneas low cost y aerolíneas convencionales

Como lo comentamos más arriba, las aerolíneas low cost reducen al mínimo los servicios que ofrecen a sus pasajeros. De este modo, solo pagás por el viaje, por lo que si utilizas esta clase de aerolíneas, tenés un ahorro muy importante.

Entre las principales diferencias entre estas dos clases de aerolínea, merece la pena mencionar que, si bien en una aerolínea convencional (como Aerolíneas Argentinas) se puede reservar el asiento que prefieras, en una low cost esta opción es algo diferente. El día del viaje, al momento de hacer el check in, se te será asignado un asiento de acuerdo al orden de llegada. No obstante, se puede tener este privilegio si se paga previamente un costo adicional.

Aerolíneas Argentinas (o cualquier otra aerolínea tradicional) no tienen múltiples clases para sus vuelos. Todos los asientos son de clase turística y unos pocos “primera clase”. En el caso de la clase turista los asientos están un poco cerca los unos de los otros, aunque esto no resulta incómodo.

Flybondi, Jetsmart o Los Andes Líneas Aéreas (todas Lowcost) tienen un mismo modelo de avión en toda su flota, a diferencia de las aerolíneas convencionales que disponen de distintos modelos. De esta forma, las piezas de repuesto y el mantenimiento para cada unidad son iguales.

Si bien en una aerolínea convencional la compra del pasaje permite al pasajero abordar el avión con una o dos valijas de 25 kilos, en las low cost solo puedes abordar con una valija de mano. Y si se quiere llevar una valija  más grande para ser despachada en la bodega, se debe abonar un monto adicional.

 

Otro punto de diferencia es que en muchos casos, las low cost no hacen uso de los más concurridos aeropuertos principales, sino de otros aeropuertos secundarios más pequeños con tarifas más accesibles. Tal es el caso de Flybondi que opera saliendo a varios puntos de nuestro país pero en Buenos Airess no utiliza los aeropuertos de Ezeiza ni Aeroparque, sino que utiliza el aeropuerto de El Palomar, en el Gran Buenos Aires, Zona Oeste.

Asimismo, en las aerolíneas low cost no te ofrecerán comida o snacks durante el vuelo como en un vuelo tradicional. Sin embargo, tenés la opción de pedir lo que gustes y pagar por ello.

Un detalle no menor a tener en cuenta es que, generalmente las empresas low cost no realizan un reembolso del pasaje, excepto por casos de fuerza mayor, siendo esta una gran ventaja para las aerolíneas tradicionales que sí cuentan con este servicio. Esto es de suma importancia si se tiene que realizar un cambio en el pasaje ya sea de día, horario o bien del pasajero que tiene que viajar.

¿Cuál es la mejor opción?

Las aerolíneas low cost son una alternativa viable, especialmente para viajes cortos o para viajes frecuentes. No obstante, la elección final queda siempre a la decisión de cada pasajero, así como a las necesidades o el tipo de viaje que cada persona desee realizar pues serán estos parámetros los que determinen qué clase de aerolínea será la mejor alternativa.

Si planeas un viaje relativamente corto y no llevas mucho equipaje, las compañías aéreas de bajo costo serán sin duda tus mejores aliadas. Te permitirán ahorrar mucho dinero y tener un viaje cómodo. De igual forma, si deseas algún lujo o comodidad durante el vuelo, se puede pagar por él y recibirlo sin dificultad.